¿Sabías qué….el 12,9% de los chilenos tiene algún tipo de Discapacidad?

Santiago, 23 de septiembre de 2014.- Resulta muy interesante analizar indicadores de los datos recogidos en el Primer Estudio Nacional de la Discapacidad en Chile (ENDISC 2004), donde se arroja que el 12,9% de la población presenta algún tipo de discapacidad. Lo anterior revela que en nuestro país actualmente existen más de 2 millones de personas que tiene algún tipo de discapacidad con la que convive a diario. Si esto lo multiplicamos por un número mínimo de integrantes de cada familia chilena, es decir, 4 personas, somos casi 8 millones de chilenas y chilenos que al menos conocemos del tema…

Con estos datos resulta de vital importancia, seguir educando acerca de discapacidad, hablar con datos concretos, con conocimientos profundos acerca de los tipos de discapacidad que existen y cómo se trata cada una de ellas. No basta con conmoverse cada vez que hablamos de Teletón, sino que darnos cuenta que trabajar por la inclusión es una tarea diaria y que tiene un verdadero sentido social.

Luego de ratificar la Convención sobre los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad de 2008, el Estado chileno promulgó la Ley Nº 20.422, en febrero de 2010, basada en un marco universal de cultura y respeto de los derechos humanos de las personas con discapacidad, recogiendo el cambio de paradigma en materia de discapacidad, e induciendo un cambio en la visión estatal en la materia, desde el rol tradicional de asistencia a un enfoque centrado en las personas, el respeto de sus derechos y el fomento de su independencia y autonomía.

El cambio de paradigma se genera luego del paso por diferentes modelos de abordaje de la discapacidad, que pasan desde un modelo asistencialista a un modelo social de derechos humanos. El modelo asistencialista centra su visión en entender que la causa de la discapacidad es un tema de salud, concibiéndola como una enfermedad, en que la persona con discapacidad necesita que los Estados tomen medidas tendientes a protegerlas, de forma de implementar políticas legislativas destinadas a garantizar servicios sociales o de compensación, como por ejemplo, las pensiones de invalidez.

A lo largo de la historia, el modelo asistencialista pierde vigencia, una vez que se toma conciencia y se rechazan los fundamentos que giran en torno a la identificación de la discapacidad con el concepto de enfermedad. El modelo es criticado y se comienza a pensar en un modelo social, que es aquel que considera que las causas de la discapacidad son preponderantemente sociales, pues las causas se encuentran en el entorno, y no en el individuo.

Asimismo, este modelo asume ciertos valores inherentes a la naturaleza humana impulsando el respeto por la dignidad humana, la igualdad y la libertad personal, traduciéndose en lograr la instauración de los principios de vida independiente, no discriminación, accesibilidad universal y diálogo social.

Allí está el foco de nuestra labor como Fundación. Creemos en el trabajo bajo el alero de la autonomía de nuestros jóvenes. Vaya para ellos y sus familias nuestro reconocimiento por la confianza que han depositado en nosotros como institución.

 

También te puede gustar...

2 Responses

  1. I couldn’t resist commenting. Exceptionally well written!

  2. Appreciating the hard work you put into your blog and detailed information you present. It’s nice to come across a blog every once in a while that isn’t the same unwanted rehashed information. Great read! I’ve saved your site and I’m including your RSS feeds to my Google account.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *